Publicado el

El placer de desayunar té negro

desayunar-te-negro

Nuestro organismo lo sabe: un té o infusión sienta bien a cualquier hora. No obstante, sea por su sabor, sus propiedades o por su nivel de teína, las distintas variedades suelen encajar mejor a una u otra hora del día. La hora perfecta para tomar té negro es el desayuno, aunque esto no significa que no pueda consumirse prácticamente en cualquier momento. ¡Qué se lo digan a los ingleses…!

Razones para desayunar té negro

Si hablamos del desayuno como el momento perfecto para tomar té negro es por su nivel de teína. Esto lo convierte en el aliado perfecto para ayudarnos a comenzar el día con energía. Además, gracias a que la teína es de asimilación progresiva, una taza de té negro nos mantendrá despiertos durante más tiempo que una de café.

La teína es un factor muy importante a primera hora de la mañana pero también lo es el sabor. El té negro también triunfa en este aspecto por ser una variedad con muchísimo cuerpo. Precisamente por eso puede tomarse solo o con leche.

Que aporte sensación de saciedad, sea digestivo, diurético y antioxidante son también extras que nuestra línea y nuestra salud agradecerán.

Para disfrutar del mejor sabor en un té negro, debe infusionarse entre 3 y 5 minutos, dependiendo de lo cargado que se prefiera. Una vez listo, puede tomarse solo, con azúcar u otro endulzante o con un chorrito de leche.

Si todavía no lo habéis probado nunca, os animamos a desayunar té negro. Aquí encontrarás todos nuestros tés negros. Decídete a llevar tus desayunos de siempre al siguiente nivel. 😉