Publicado el

Consejos y trucos para tener té frío siempre

té-frío

Que los tés e infusiones se consumen más en invierno, cuando las temperaturas son más bajas, no es ningún secreto, pero tampoco lo es que su consumo en verano, especialmente en frío, no para de crecer.

Hay dos tipos de tés e infusiones que se pueden tomar frías: las que pueden prepararse directamente en frío y las que necesitan infusionarse en agua caliente y dejarlas enfriar una vez listas. Nosotros somos más partidarios de las segundas, pues las se hacen en frío suelen tener demasiados aromas y colorantes, que hacen que lo que estés consumiendo sea más bien un “sucedáneo” de té o infusión artificial.

Los tés e infusiones que se preparan en caliente suelen ser más naturales y ofrecen un sabor más auténtico, pero tienen el hándicap de que su preparación lleva más tiempo. Por este motivo, os traemos unos consejos que os permitirán tomar vuestro té frío siempre que queráis:

  • La típica jarra de la nevera

Si sois de los que planifican, poder disfrutar de vuestro té o infusión preferida en cualquier momento es tan simple como preparar un par de litros de esta, dejarla enfriar y luego tenerla en una botella o jarra en la nevera, de la que podéis ir sirviéndoos cuando os apetezca. Simplemente, acordaos de que ¡no se llenan solas!

  • Las molonas botellas isotérmicas

Si sois previsores y, además, queréis poder disfrutar de vuestros tés e infusiones frías en cualquier lado, os recomendamos las botellas isotérmicas. Lo ideal es preparar vuestra bebida por la noche, dejarla enfriar y meterla en la nevera hasta la mañana, cuando la podéis sacar para la botella isotérmica y consumir durante el día allá donde estéis. Tened en cuenta que no todas las botellas aguantan la temperatura el mismo tiempo.

  • Los novedosos hielos de silicona

Si la planificación no es lo vuestro, tampoco os vengáis abajo. En vuestro caso, lo más rápido es usar hielos de silicona para enfriar un té o infusión preparada en el momento. Estos hielos no sueltan agua en las bebidas al derretirse, pues vienen recubiertos de silicona. Podéis encontrarlos en diversas tiendas de menaje del hogar.

  • El recurrido cubo con hielo

Metemos la botella con el té o infusión en una ensaladera o recipiente hondo con cubitos de hielo, un poco de agua líquida y sal. En unos 15 minutos debería estar perfecto para tomar.

  • El desconocido truco de la servilleta

Al igual que todos los anteriores, este truco sirve para enfriar prácticamente cualquier bebida. Se trata de envolver la botella con nuestra bebida en papel de cocina, mojar el papel con agua, revisando que se quede bien pegado a la botella y después meterla así, envuelta, en el congelador. Al igual que en caso del cubo con hielo y sal, aquí usamos la ciencia para enfriar nuestras bebidas. Y eso mola mucho.

Ahora que sabéis como mantener bien fríos vuestros tés e infusiones, ya solo os falta haceros con los mejores para tomar de este modo. Os recomendamos nuestro Pack Verano, así como las bolsas de Té verde ecológico Jengibre y Limón o Infusión de frutas ecológica Piña y Mango.